De Todo Un Poco

Tema Asesinos Seriales

jueves, 28 de enero de 2010

EL ASESINO DE TWITTER

Despertó, con la sensación de haber muerto, otra vez. Un vacío que calaba hondo, frío, inerte. Ebrio de pesadillas oscuras, bestiales, que lo debilitaban. Se alegró por el haz de luz que penetró la gruesa cortina de la pequeña ventana. Amaneció. Había sobrevivido.

De súbito lo recordó todo. Los extraños acontecimientos en los que había sido tragado como en un remolino incontrolable. Violencia, asesinatos, misterio, el pan cotidiano para un detective como él, asignado por un sueldo miserable a indagar en algunos de los actos más bajos de la naturaleza humana, de la cuál ahora estaba decepcionado hasta la médula ósea.

Quiso levantarse de un salto, como si eso le pudiera ayudar a mejorar la suerte del día anterior, pero le fue imposible; su cuerpo reaccionó como viejo decrépito. Incomprensible, pues apenas rozaba los 30 años. Tenía un cuerpo magro, correoso, como perro de pueblo, aunque sus movimientos más bien recordaban los de una hiena, acechantes; en una mejor hora del día.

Lentamente se incorporó y tomó su radio-celular, necesitaba entrar al Twitter, ver si había algún posible rastro entre los diferentes textos acerca del homicidio de la noche anterior. Seguramente los habría, las noticias llegaban primero al Twitter que a cualquiera de los medios convencionales. Cuando lo usó por primera vez tuvo dificultades, toda esa bazofia de la tecnología actual, decía, era pura perdida de tiempo para la gente que tenía la vida hecha, gente cómoda que expresaba las estúpidas frustraciones de vivir en la riqueza y la banalidad. Con el transcurso de los días su opinión cambió, erráticamente.

EL ASESINO DEL TWITTER, así en letras mayúsculas, fue bautizado el homicida por el genio popular, y así aparecía en los titulares de los periódicos que lucraban con el morbo de la muerte serial; era el sujeto que había conmocionado al país con sus salvajes actos. Nadie entenidido el patrón de los asesinatos, hasta que él, el detective Vega, el despreciado por sus superiores y colegas por ser un lobo solitario, había dado con la clave. Era evidente, pues el único factor que ligaba a las víctimas, además de ser del género femenino, era el ser usuarias de ese nuevo medio de comunicación al cual aun no terminaba de entender bien, desde su extraño nombre, Twitter.

- X -

Vega se enteró del primer homicidio por una charla que escuchó en donde toma el café por las mañanas. Hablaban de un homicidio cruento, lleno de violencia que se enteraron en Twitter. Recibió una llamada, el aviso de sus superiores para dirigirse al lugar de los hechos. Podría decir que sintió nausea al ver la forma en que el psicópata dejó el cadáver, su aspecto era inquietante, infrahumano. Pero lo que sintió fue indescriptible, el toque de un rayo golpeó su espalda, instintivamente quiso echar a correr al ver la escena, pero sus pies no respondieron. Un sudor helado le hizo crispar los puños. El crimen parecía hecho con una saña intensa, pasional, brutal. Sin embargo, al observar a detalle tuvo la impresión de que era una obra elaborada, magistral, como un cuadro expresionista, que le gritaba.

En el piso encontró una laptop encendida, una aplicación abierta en la que encontró un extraño símbolo, como un nombre ‘@janinakaas’, junto a el aparecía una pequeña foto de la atractiva mujer; tomó nota rápidamente, debía significar algo. Observó el rostro de la joven, era lo único que permanecía intacto, etéreo, élfico; lucía serena, no reflejaba la férrea batalla que opuso a su atacante antes de morir. El asesino era un traidor, alguien que ella conocía. No había rastros de violencia en puertas o ventanas.

Un par de homicidios más se habían presentado; Vega tuvo que indagar acerca del Twitter y como manejarlo. Asì que terminó por crear su propio perfil @LoboMisantropo en Twitter, y aprender a poner sus largos y erráticos pensamientos en sólo 140 caracteres y que quizá significaran algo. Mientras lo lograba, publicó frases de escritores que fueran un espejo del abismo de su alma.

- X -

Mientras intentaba despojarse del recuerdo de sus pesadillas dirigió sus pasos nuevamente al departamento donde ocurrió el homicidio de la noche anterior. Tomo la pequeña caja de cereal para niños que acostumbraba todas las mañanas, era su desayuno, almuerzo y comida, y quizá la cena, así en seco y a puños. No tenía tiempo para más. Aún tenía en su cabeza las secuelas de las pesadillas nocturnas que le acosaban; nunca había sido sensible en su trabajo, había visto imágenes horrendas, que harían palidecer a cualquiera. Pero el modus operandi de este asesino era algo que nunca había visto. No era el tìpico crimen con móviles pasionales viscerales o por robo. Llegó a pensar en el psicòpata como un poeta, un grotesco poeta, construyendo una realidad alterna acorde con sus infiernos personales.

Sintió compasión por la joven, la identificó en Twitter como @Flor_Hdz. Nadie debería morir asì, pensó. Por las circunstancias en que se diò el crimen dedujo que también el homicida era una persona de su confianza. Aparentemente drogó a la víctima con alguna bebida, pues no había evidencias de violencia en el departamento. El desmembramiento fue hecho de una forma que estúpida y paradójicamente parecía suave y delicada, con cariño. Otra vez Extrañamente ahora sintió como un leve regocijo, efervescente. Se arrepintió pronto y se recriminó a sí mismo por sus oscuros pensamientos. Sacudió enérgicamente su cabeza intentando ahuyentarlos. Estaba asombrado.

- X -

Vega siguió haciendo pesquisas, observando cada tuiteo, tenía especial cuidado en seguir a algunos twitters que figuraban en su Timeline de forma intensa. @VivaPancho atrajo su atención, parecía tener especial interés en conformar una especie de harem digital de lindas twitteras. Ademàs ocultaba su rostro y quizá su nombre. Decidiò darle follow con su avatar de @LoboMisantropo para seguir sus posibles maquinaciones. Pero hasta ahora no había obtenido nada en firme. Siguiò también a @HijodeVecino, @FedroGuillen, @FedericoArreola, entre otros. Querìa asegurarse de completar un rango más amplio de posibilidades.

Los homicidios se habían presentado cada tercer dìa, asì que tenìa solo algunas horas

― ¿Ya tienes algo, infeliz? ― graznó el Capitàn Alcalà, con su voz de cuervo borracho―.

― No tenemos más tiempo y tú te la vives chateando en tu celular y en tu laptop. Para eso no te pagamos. Ponte a atorarle o será el último caso que te asigne. Esta chamba es para hacerse en campo, no para estar echado mandando mensajitos como quinceañero.

Estoy siguiendo un par de pistas que pronto me llevarán con el asesino ― respondió Vega sin bajar la mirada. Una vez más contuvo el impulso de tomarlo del cuello y lanzarlo lejos. Se levantó enérgicamente pasando junto al Capitán sosteniendo la mirada. Otro día saldarían las cuentas.

- X -

Se dirigió a la #truelposada, había hecho una cita con una twittera para estar ahí, estaba seguro que era una singular ocasión para que el Twittero intentara saciar sus perversiones. Estuvo conviviendo un rato, pensó en que más que un lobo, él era un perro solitario. Trató de entablar conversaciones pero después de la muerte de su esposa había olvidado muchas cosas.

Ahí estaban algunos de sus amigos de twitter, los saludo tan cordialmente como pudo hacerlo, pero una mueca y un gruñido le salían sin desearlo. Esperaba la llegada de una nueva amiga, @Kijad, una joven con la que en cierta forma se había identificado. A través del twitter descubrió que ella tenía un blog enigmático. Los infiernos que ella soñaba los escribía en su blog, eran bastante similares a los suyos, sólo que él también los soñaba despierto.

@Kijad le comentó que descubrió quien era el asesino del twitter, pero que resultaba difícil de creer. Estaba siendo acosada y necesitaba ayuda, presentía ser la siguiente víctima. @LoboMisantropo le reveló que él era detective y que intentaba resolver el caso, por lo que deberían reunirse pronto para resolverlo antes de que pudiera ser afectada.

Vega no quiso esperar más @Kijad no llegó a la truelposada´a la hora convenida. Consiguió la dirección de su casa con algunos twitters. Se lanzó en su coche en una frenética carrera contra el reloj. Se arrepintió de no haber pasado personalmente a recogerla. El último tuit que ella escribió decía: ‘Voy saliendo de mi casa, rumbo a la #truelposada’, tenía 30 mins de haber sido enviado.

Atropelló en el trayecto un par de perros muertos de hambre, y estuvo a punto de chocar con un taxista que lo amenazó con pistola en mano. No se detuvo, necesitaba llegar cuanto antes. Al llegar encontró la puerta entreabierta, tenía la cerradura forzada. La escena fue indescriptible, los anteriores homicidios habían sido realizados con una crueldad indómita, sin embargo, le parecía que habían sido hechos con cierto cuidado y hasta delicadeza, era como un ritual. Este crimen fue feroz, había rastros de sangre por las paredes y el piso. Por alguna razón recordó el crimen de Charles Manson y la Familia, donde murió la actriz Sharon Tate y Abigail Folger. Esta vez no encontró rastros de la cabeza de la víctima, aunque buscó por todas las habitaciones y en el refrigerador. Se sintió desolado le había fallado a @Kijad.

No tenía esperanza, salvarla a ella le hubiera parecido una forma de redención de sí mismo. La oportunidad de darle sentido al vacío de su vida. Caminó tambaleante, se desplomó sobre la silla junto al escritorio y se recostó en el. Llamó por radio al Capitán Alcalá.

― Capitán, llamo para informarle de un nuevo homicidio del psicópata ― su voz se quebró.

― Te lo dije imbécil, que estabas perdiendo el tiempo con tus tonterías de la interné. Estás fuera del caso. Lárgate a tu casa, antes de que te pueda ver o te haré arrestar por negligente. ¿En dónde fue el homicidio? Voy para allá.

Vega hundió su cabeza entre sus dedos, había quedado otra vez sin pistas y fuera del caso. Un destello lo hizo reaccionar. Debajo del escritorio estaba un celular, con una aplicación de twitter abierta. Tenía un DM dirigido a el, sin ser enviado: “@Desperate_Moon --> @DemianFreak”.

― ¿Que rayos? ― pensó. @Desperate_Moon era su hermana, tenía años de no entablar una conversación extensa con ella. Desde aquella vez en que fueron secuestrados en la adolescencia. Muchas cosas pasaron que no querían recordar, se distanciaron. Y ahora, se reflexionaba en qué tenía que ver ella con todo esto, como podría @Desperate_Moon conducirla al asesino serial. Le atravesó el corazón un doloroso presentimiento. Debía encontrarla pronto. Podría estar en peligro inminente.

- X -

@DemianFreak era un twitter que publicaba un tanto extraños, de corte gótico, oscuros, como tantos que pululan en twitter, pero no encontraba la relación con el caso, pues el tenía muy poco followers y seguía a muchos menos. Lo pensaría en el camino. Le dio follow inmediatamente.

Buscó en su agenda, la última vez que charlaron, su hermana le dijo @lahuerfanita la había invitado a ser su roomate, pues necesitaba compartir gastos. Encontró la dirección.

Posiblemente el asesino al saberse descubierto la estaría buscando para también eliminarla. Rogó a Dios que tuviera el tiempo de rescatarla. No podía fallar otra vez y menos con su propia hermana.

- X -

Llegó a los departamentos, subió las escaleras a pasos agigantados. Se abalanzó sobre la puerta y la derribó de golpe. Lo que vió le hizo tropezar con sus propios pasos. No lo podría creer.

@Desperate_Moon tenía en sus manos una bolsa ensangrentada, contenía al parecer una cabeza humana. Tenía a @LaHuerfanita sometida, la había descubierto mientras trataba de destruir la evidencia incriminatoria. Estaba amordazada, con los pies y manos atados a una silla.

No lo esperaba, @Desperate_Moon le lanzó la bolsa con todas sus fuerzas por lo que Vega recibió un severo golpe en el rostro. @LaHuerfanita gritó cuando sintió el cuchillo a punto de penetrar su garganta.

― Dejame o la mato aquí mismo ― le increpó @Desperate_Moon, alejate o serás culpable de su muerte, igual que con la de @Kijad.

― ¿Pero por qué lo haces? No te parece suficiente con lo que tuvimos que vivir, ¿no lo has superado? ― respondió Vega en tono relajado, aunque sentía el pulso en sus oídos.

― Somos lo que vivimos, nada de lo que hemos pasado desaparece, se nos queda en lo hondo, aunque trates de matarlo.

― Pero ¿por qué contra ellas? Ellas no merecían esa muerte ― dijo Vega suavemente intentando tranquilizarla.

― ¡Eso no te importa! ― gritó. ―De alguna forma esto me libera, siento que se me cae un gran peso cuando termino.

El cuello de @LaHuerfanita empezó a sangrar con la presión del cuchillo.

No supo ni cómo lo hizo. Cuando volvió en sí vio su pistola humeante y una bala que parecía girar en cámara lenta con un destino que no deseaba. Vió el sobresalto en la mirada de @Desperate_Moon, sus pupilas se volvieron felinas, salvajes, sólo por un instante. Despues, la nada.

Su cuerpo se desplomó como un guiñapo. De un salto Vega se postró a su lado. Llorando intensamente la tomó en sus brazos y le acaricio el rostro. Gimió profundamente. Un estertor emergió de alguna parte de su interior.

― Yo sólo quería salvarte del asesino. Liberarte de el. Perdóname ― Aulló.

― Ya lo has hecho hermano, ya lo has hecho ―susurró ella. ― Gracias, por hacerlo. Yo misma no pude atreverme. Gracias.

@De5ertico

9 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. - ME LATE CACAHUATE!!!

    n___n

    ESTA SHIDA LA REDACCIÓN... ENTRE OTROS TMN LA HISTORIA, HASTA SIENTO QE LA TERMINASTE DEMASIADO PRONTO!!!

    BYTES!

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Te felicito por este buen relato!

    ResponderEliminar