De Todo Un Poco

Tema Asesinos Seriales

lunes, 25 de enero de 2010

Cereal en rojo

Mi madre como buena enfermera y militar me mantenía entretenido de pequeño con cosas que para ella le resultaban sanas, siendo lo más socorrido, el cereal.
El problema era que a mi santa madre no le gustaba la leche, así que la poca lactosa que se consumía sé iba a la preparación de enormes licuados, por lo que me acostumbré a comer las hojuelas de maíz sin mezcla de líquido alguno.
Ella se justificaba diciéndome que sabían más buenas así; que era como comer unas papitas, pero más sanas.
En fin, ya estoy divagando, cuando lo que interesa recordar aquí es otra historia.


No sé que estaba pensando ese día, pero la jornada laboral me había consumido toda la paciencia que albergaba mi ser.
Quería llegar a descansar, olvidarme de todo, cenar un poco e irme a dormir.
Me sentía como un reguero de pólvora a punto de ser encendido por un minúscula chispa.

- Hola amor, cómo te fue? - Escuché a lo lejos la voz de Sarah J.
- Bien y tú, qué haces?

Cerré la puerta y me dirigí a la recámara. Allí estaba ella, con su camisón rojo, sentada en la cama, con la caja de “Avenix” entre las piernas.

- Viendo el capítulo que me falta de “Esposas Diabólicas”. Y esa cara? No me vas a dar un beso?
- Qué haces comiendo “Avenix” si no te gusta?
- Se me antojaron. No tenía más que botanear y me tomé la libertad de terminármelas.
- Te las terminaste?
- Sí, al cabo quedaban poquitas. A dónde vas amor. Oye y mi beso?

Me fui a la sala y encendí mi máquina. Ingresé de inmediato a mi TweetDeck. Sentía una opresión en el pecho, me mordía los labios para contenerme.

- Amor, perdón.

Sólo escuchaba su voz a lo lejos sin poner atención.

Saludé y busqué con quien desahogarme. Leía a los de siempre discutiendo del peje, de fecal, de Haití, de las bodas gay, del derecho a abortar, de la guardería ABC.
Pero encontré a Mariana, después a Karla y por último a Tania.

| @rougite Hola niña roja, cómo estás? qué haces?
| @ricktrapper Bien niño, aquí acomodando unas cajas de cereal para #compartwitts y llevarlas a un albergue mañana.
| @rougite Ah que bien. Sabes, me gusta tu foto porque ahora si se ve tu famoso cabello rojo.
| @ricktrapper n_n gracias. Y tú qué tal?
| @rougite Yo traía antojo de “Avenix” pero me las acabaron.
| @ricktrapper Guácala. Te gusta esa mugre?
| @rougite Sí, porqué?
| @ricktrapper Porque saben a rayos. Un día compré y hasta me enfermé del estómago, es mejor comer croquetas de perro que eso.
| @rougite Y yo que me las como solas, sin leche.
| @ricktrapper Peor aún. Eres raro niño.
| @ricktrapper No sé, pero ahora confirmo que no eres normal.

- Amor, perdóname, no lo vuelvo a hacer.
Gala estaba parada en el marco de la puerta, mientras yo seguía tecleando y no volteaba a verla.

| @karlaihh Hola Doc cómo estás?
| @ricktrapper Bien aquí cenando en el quirófano a escondidas.
| @karlaihh Qué cenas?
| @ricktrapper Cereal con yogurt, me lo traje en mi tupper a escondidas, aunque aquí todo mundo come ; )
| @karlaihh Qué cereal comes?
| @ricktrapper “Chocopótamos” son mis favoritos en el universo.
| @karlaihh Ah que bien. No te gustan él “Avenix”.
| @ricktrapper Hablas en serio Ricardo? Sabías que ese cereal ya no se vende en ninguna parte del mundo?
| @ricktrapper Contiene unos químicos muy peligrosos para el organismo, por eso sólo los venden aquí y en China.
| @karlaihh Yo sólo preguntaba.

- Amor, ponme atención por favor. Te voy a decir algo para que entiendas que no importa el cereal.

Volteo y la miro a los ojos. Toma aire y suelta lo que ella pensaba era una justificación, pero al final empeoró las cosas.

- No te vayas a enojar, pero las últimas cajas de “Avenix” no eran originales. Bueno la caja sí pero el cereal no.
- Cómo?
- En el mercado de abastos venden tu cereal a granel, así que comencé a comprar para ahorrar, ahora con lo de la crisis y la austeridad que tenemos en la casa, llenaba la misma bolsa de la caja que compré hace como tres meses. Era lo mismo, pero más barato. Y sabían igual no?
- No lo puedo creer. Era cereal pirata.
- No seas exagerado, La que venden en el Mao’s Club son importadas y las del mercado aquí las hacen. Si no te digo ni cuenta te das.

Regresé la vista a la pantalla y seguí tecleando.

- Ahorita voy Sara J., nomás termino aquí.
- Entonces si me perdonas?
- Es cereal no? Importa?
- De seguro estás con tus novias de twitter verdad? A ellas si les perdonas todo. Por eso no tengo cuenta, porque estaría igual de enfermo que tú.

Sara J.se dio la vuelta y regreso a la recámara.

| @ MalaCalania Hola Mamá Sol como marcha la noche?
| @ ricktrapper Dando de cenar a la pulga y batallando para que deje ya ese plato rojo de la Kitty que le encanta.
| @ MalaCalania Ella come cereal?
| @ ricktrapper Para nada, después de que leí que la caja de cartón de los cereales es más nutritiva, no le doy.
| @ ricktrapper No sé como salubridad permite que se siga vendiendo tanto cereal y tan caro de pilón.
| @ ricktrapper Los que creo si eran buenos, eran los Maizoro, los recuerdas? Yo ya no he visto o de plano será que ni los pelo.
| @ MalaCalania Por lo visto hoy no doy una sobre cereales.

Choque el mouse contra la mesa y la ira me consumió

| ricktrapper Es todo por hoy, me retiro


Una sola vez había ido a Aguascalientes, pero no me costó trabajo desplazarme por las calles de la ciudad. Le envié un DM a Tania.

| D MalaCalania Hola Tania, estoy en tú ciudad y me gustaría verte. Tienes tiempo?

Legué primero al “Starjars” del centro y espere a Tania en el ingreso. La abordé de inmediato cuando la vi, con un abrazo y un beso efusivo.

- Hola Tania. Te gustaría sentarte en la terraza?
- Ordenamos primero Rick?
- Si quieres ir apartando el lugar mientras yo compro. Qué gustas?
- Chai latte con leche de soya, súper grande. Pero...
- Yo pago, no te preocupes. Algo más, azúcar, canela?
- No, gracias. Así nada más.
Ubiqué donde se había sentado. Ordené, pagué, tomé su chai y mi capuccino, para después meterme al baño. Tardé un par de minutos en salir.

- Todo bien?
- Sí, fui a ponerle azúcar a mi capuccino, pero no había y tuve que esperar.

Conversamos largo rato entre tragos a nuestras bebidas y el humo de cigarro que odiaba, pero que en ese momento inhalaba como un estimulante.

- Me siento rara Rick.
- Y eso?
- Creo que necesito aire fresco, aquí siento que me ahogo. Nos podemos ir? Creo que compraré agua mineral para ver si se me baja el mareo.

Nos fuimos al mostrador y tome el agua por ella.
Se puso sus anteojos rojos y sacó su blackberry, mientras yo pagaba la cuenta.

- No traes efectivo Rick? No es necesario que pagues con tarjeta.
- Yo invito, no te preocupes - Le decía mientras firmaba y sonreía.

| MalaCalania Que inoportuno sentirse tan mal en este momento. Me siento fatal.

Terminamos en la cama de una casa ajena, entre ropa de cama color rojo.

- Rick?
- Hola Tania.
- Perdón, pero que hacemos aquí?
- Tú qué crees?
- Ya veo. La verdad no recuerdo que pasó después de que platicamos en el estacionamiento.
- No me digas eso, no puede ser posible.
- Hago un esfuerzo y no se me viene nada a la mente.
- A ver, tranquila Tania, no te angusties. Cuéntame lo que recuerdas mientras desayunamos. Tienes hambre?
- Sí. Eso me hace falta. Comer algo.
- Cómo una caja de cartón de cereal?

| MalaCalania O_o


No avisé a la familia de mi llegada al Valle de México.

| @karlaihh Hola Doc, una pregunta. Cómo se llama el lugar donde trabajas?

Me estacioné, tomé la pequeña mochila roja y de inmediato me enfilé al hospital en busca de Karla. Ingresé por el acceso de personal con una seguridad que en mi vida había mostrado. Los guardias nunca se percataron de mi entrada. En el interior pregunté por ella y me orientaron. Camino a la zona de quirófanos tomé una bata. Entré y la divisé a lo lejos vestida toda de azul revisando un expediente. Ella volteó pero no me reconoció. Pasé por un lado de ella y giré para colocarme a centímetros de su espalda. Al percatarse de mi presencia giró sorprendida. Su rostro frente al mío.

- Hola Doc.

Sentía como si ese dormitorio oscuro de hospital fuera mi morada de toda la vida. Iluminado por una tenue luz de color rojo que emergía de una pequeña lámpara de emergencia. De repente un pequeño monitor apareció en la oscuridad.

| karlaihh Hoy tengo lo labios partidos, pero no mi corazón.

- Es extraño el olor Doc.
- Del sexo? - Se escuchó una pequeña risa contenida.
- No. El de los químicos.
- De limpieza o de medicamentos?
- Así olerá el cereal Doc?
- De que hablas Ricardo?

| karlaihh :s


Llegué antes al albergue. Con tiempo suficiente para buscar un lugar cercano donde dejar el compacto rojo. Ella llegó sonrojada, en armonía con su cabello. Mientras caminaba no dejaba de teclear con su mano derecha.

| rougite Estoy roja roja n_n

Nos fuimos en su coche a recorrer la ciudad, visitamos la exposición permanente de Remedios Varo en el MAM, comimos y terminamos en una cantina del centro de la ciudad.
Salimos a la medianoche y tomamos un taxi. Estábamos demasiado ebrios para conducir. No sé donde me encontraba en ese instante. Llegamos a un casa, entramos y al cerrar la puerta nos dejamos caer al suelo.
Desperté por la mañana abrazado a ella sobre el tapete de la sala. Podía sentir cada centímetro de la piel de su cuerpo y sólo nos cubría una extraña tela que nunca supe de donde salió.
Me moví y ella despertó.

- Hola niño.
- Hola niña.
- Estás bien?
- Creo que sí. Perdón por tenerte aquí sobre este mugre tapete.

Tomó su teléfono.

- Mugre como las “Avenix” niña?

|rougite ¬¬


La policía encontró a Sara J. en la tina de un hotel, desangrada con dos cortes en sus muñecas, sospechosa de triple asesinato.
Tenía puestos unos anteojos rojos, un mechón del mismo color del armazón sobre su cabeza y un bisturí en su mano derecha. Varias cajas de cereal estaban dispersas por el baño. Decía en un diario que ese era su mayor adicción.

Se mencionó que todo fue producto de una riña con su pareja, por un ataque de celos, contra tres contactos de twitter de su novio, con el cual había vivido en unión libre los últimos siete meses.

Tania Valladares alias @MalaCalania fue encontrada dos días después de desaparecida, sentada en la regadera de la casa de su mejor amiga, víctima de asfixia, con su boca llena de pedazos de cartón de una caja de cereal.
A Sara J. La delató el pago con su tarjeta de débito en el “Starjars” del centro de Aguascalientes.

En un cuarto de limpieza del hospital donde laboraba, apareció sin vida Karla Hernández, víctima de envenenamiento por ingerir cereal impregnado de una alta dosis de sustancias imflamables.
En los contenedores de basura del hospital encontraron la mochila roja de Sara J.

El cuerpo de Mariana Rojas fue localizado en el patio de su casa cubierto de croquetas para perro. Varios golpes en la cabeza la mataron, además de desprenderle parte de su cuero cabelludo. Su boca estaba llena de cereal.
Tardaron días en percatarse que el compacto rojo estacionado frente al albergue era de Sara J.


El agente asignado al caso ya me dejó en paz.
Pensé que analizarían más a fondo los cuerpos. No cabe duda que hasta la policía mexicana deja mucho que desear.

Creo que terminaron por retirar “Avenix” del mercado.
Hoy mi adicción son los vinos tintos.

Y rememoro toda esta historia para matar el tiempo, mientras espero en La Condesa a @erikapg y @leonwradio con un Merlot “San Mateo” y un Pinot Noir “Eluán”.
Quiero demostrarles que ambos tintos saben mejor sin maridar, por más que insistan en que estoy loco.

@ricktrapper

2 comentarios:

  1. Excelente mi buen Rick...! :D
    Me gustó la estructura thrilleresca y cinematográfica. Muy bueno!

    ResponderEliminar